La naturaleza es un campo de batalla Ver más grande

La naturaleza es un campo de batalla

Razmig Keucheyan saca a la luz el racismo ambiental que existe fuera del pacto ecológico. Nos dice: "la naturaleza no escapa a las relaciones de fuerza sociales: es la más política de las entidades", por eso es un campo de batalla.

Más detalles

16,00 €

Ficha técnica

Tipo de productoLibro

Más

Frente a la catástrofe ecológica anunciada, las almas bellas convocan a la humanidad a superar sus divisiones para unirse en un “pacto ecológico”. Este libro discute esa idea. Lejos de borrar los antagonismos existentes, la crisis ecológica los intensifica.

Mercados de carbono, derechos para contaminar, derivados climáticos, bonos catástrofe: los productos económico-financieros “conectados” con la naturaleza se multiplican. En lugar de atacar la raíz del problema, la estrategia neoliberal elige financiarizar los riesgos climáticos. El auge de las “finanzas ambientales” emerge como respuesta a la crisis y los Estados habilitan nuevas formas de financiarización de la vida que alcanzan a las poblaciones más pobres del planeta.

La relación entre el capitalismo y la naturaleza nunca es inmediata, toda la historia del Estado moderno puede ser releída a la luz de esta idea. Por esa razón, el tema central para todo movimiento ecologista digno de ese nombre es la cuestión del Estado. El otro interrogante capital, para aquellos que no aceptan la reducción de la tasa de ganancias, podría resumirse de la siguiente manera: ¿Cómo hacer rentables los sectores de la vida social y de población que escapan al mercado? ¿Es posible hacerlo sin anunciar conflictos armados de un nuevo tipo?

Si usted quiere saber dónde tiene más posibilidades de ser sepultado un depósito de desechos determinado, pregúntese dónde viven los negros, los hispanos, los amerindios y otras minorías raciales. Ya que estamos, pregúntese también dónde se encuentran los barrios pobres... Ese "racismo ambiental" que juega a escala de un país también equivale a la del mundo.
[... ] Los diferentes sectores de la población no son iguales frente a las consecuencias nefastas del proceso industrial. Cuanto más pobre, negro o mujer es uno, o los tres a la vez, tanto más se padecen los efectos nocivos de este proceso".
Para Keucheyan, "la naturaleza no escapa a las relaciones de fuerza sociales: es la más política de las entidades". Siguiendo esa línea, que sustenta todo su trabajo, postula que la humanidad no es un colectivo homogéneo frente a la crisis ecológica global. "Así como existen desigualdades económicas o culturales, también hay desigualdades en la relación de los grupos de individuos con la naturaleza, tanto con los recursos que ofrece como con la exposición a los efectos nefastos del desarrollo. Esta es la tesis que matiene en este ensayo de ecología política en el que analiza cómo estamos asistiendo a una proliferación de productos financieros: "Mercados de carbono", "derechos para contaminar", "derivados climáticos", "bonos catástrofe" "conectados" con la naturaleza, porque en lugar de atacar la raíz del problema, la estrategia neoliberal elige financiarizar el seguro de los riesgos climáticos, lo que implica el auge de las "finanzas ambientales" como respuesta capitalista a la crisis.
El autor cuestiona la idea políticamente correcta del "pacto ecológico" al que aspiran "las almas bellas", analiza los antagonismos y los intereses en pugna de pueblos y naciones en distintos niveles de desarrollo y defiende la principal tesis de este libro: la naturaleza es un campo de batalla.

  • Por Razmig Keucheyan
  • Editorial: Clave intelectual
  • 208 páginas

Razmig Keucheyan es doctor en sociología y profesor agregado en la Universidad de la Sorbona, París IV. Entre sus últimos libros se encuentran Hemisferio Izquierda. Un mapa de los nuevos pensamientos críticos (Siglo XXI, 2013)y Le Constructivisme. Des origines à nos jours (Hermann, 2007). Es además el responsable de la reciente edición crítica de los Cuadernos de la cárcelde Antonio Gramsci, publicada en Francia con el título Guerre de mouvement et guerre de position (La Fabrique, 2012). Sus artículos de intervención pública aparecen regularmente en Le Monde Diplomatique y Mouvements, entre otras revistas.

Comentarios

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe un comentario

La naturaleza es un campo de batalla

La naturaleza es un campo de batalla

Razmig Keucheyan saca a la luz el racismo ambiental que existe fuera del pacto ecológico. Nos dice: "la naturaleza no escapa a las relaciones de fuerza sociales: es la más política de las entidades", por eso es un campo de batalla.

30 productos más en la misma categoría: