No eran trabajadoras solo mujeres Ver más grande

No eran trabajadoras solo mujeres

Este libro muestra un conflicto laboral donde unas personas, que antes eran tratadas primordialmente como mujeres y, por lo tanto, con desprecio, han conseguido que se les reconozcan sus derechos como trabajadoras. Se ve que la lucha de clases es necesariamente feminista, la una no se puede entender sin la otra, que es imprescindible visibilizar la muy problemática división del trabajo actual.

Más detalles

14,00 €

Ficha técnica

Tipo de productoLibro

Más

El libro recoge el testimonio de 8 mujeres adscritas a diferentes centros de trabajo donde ha tenido lugar la última y más resonante de las huelgas. Cada historia de vida es rica en sí misma, ya que muestra cómo cada mujer se ha enfrentado al duro y largo conflicto de manera diversa. Y pese a sus diferencias, o quizás gracias a ellas, todas ellas muestran una gran sintonía a la hora de expresar cómo la huelga de 378 días ha sido un claro proceso de catarsis individual y colectiva del cual están muy orgullosas. Por eso, ninguna de ellas, y sin olvidar los despidos o ningunear la discriminación que han podido llegar a sufrir, volvería atrás para cambiar su historia de vida.


No todas comenzaron la huelga con el mismo grado de convencimiento sobre la necesidad de luchar, ni todas ellas tenían el mismo grado de apoyo por parte de sus compañeras, y mucho menos estaban todas sindicalizadas. Se da, por ejemplo, el caso de Marisol que insegura de sí misma, recibe el apoyo de otras huelguistas de otros centros de trabajo para protestar delante de su centro. Una vez pegada la primera pegatina o distribuido el panfleto informativo, se da cuenta que ella también es capaz de hacer suya la lucha, ejercer sus derechos, y ganarse el respeto incluso de sus superiores. Otras, sin entender inicialmente por qué su lucha es tan sindical como feminista, aprenden y descubren que por ser mujeres están recibiendo un trato diferenciado y peor al de los hombres.

La valentía y esfuerzo de estas mujeres por denunciar la precariedad de un trabajo, trabajo que nos es necesario para asegurar la dignidad de las personas más necesitadas, nos enseñan que todas podemos hacer algo para ser más solidarias a través de la organización y toma de conciencia colectivas. Así, tanto la persona que cuida como la cuidada establecen un vínculo más estrecho, aumentando nuestro potencial y capacidad de decisión como personas que trabajan y también desean ser cuidadas.

Este libro nos presenta, por lo tanto, el sindicalismo feminista como una forma necesaria de lucha en la dignificación de toda nuestra sociedad, siendo las 8 huelguistas de residencias de Bizkaia entrevistadas claras testigos de su importancia.

  • Autor: Onintza Irureta Azkune
  • Prólogo: Irantzu Varela Urrestizala
  • Género Ensayo
  • ISBN 978-84-09142-57-6
  • EAN 9788409142576
  • Idioma Castellano
  • Páginas 144
  • Peso 192gr

Comentarios

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe un comentario

No eran trabajadoras solo mujeres

No eran trabajadoras solo mujeres

Este libro muestra un conflicto laboral donde unas personas, que antes eran tratadas primordialmente como mujeres y, por lo tanto, con desprecio, han conseguido que se les reconozcan sus derechos como trabajadoras. Se ve que la lucha de clases es necesariamente feminista, la una no se puede entender sin la otra, que es imprescindible visibilizar la muy problemática división del trabajo actual.

19 productos más en la misma categoría: